humpback-whale-Sandy-Chuck-Harris

La Majestad de la Naturaleza en Invierno

Nada manifiesta mejor la temporada de invierno que una ballena jorobada de 40 toneladas alcanzando la superficie de una bahía de aguas cristalinas, mientras usted se toma un café en una terraza rodeada de una exuberante selva verde.
Bueno, este es el invierno para todos aquellos que viven en Sayulita, y de diciembre a marzo la costa distante es el patio de juego para las ballenas jorobadas que migran, cuando saltan sobre la superficie para el disfrute de los espectadores.

Ya sea tumbado en la arena, descansando en el patio o surfeando por el lugar, la majestuosa ballena jorobada es probable que sea vista, como miles de estas increíbles criaturas, viajando al sur cerca de 16.000 millas a pasar el invierno. Estas ballenas viajan un poco más de una milla por hora y se toman su tiempo en bajar, llegando a menudo en grupos separados. Se pasan todo el verano en aguas del norte para alimentarse. Luego migran a la Bahía de Banderas para aparearse y dar a luz a sus crías antes del largo viaje de regreso al norte. Es un gran placer ver a las pequeñas ballenas jorobadas, todavía de alrededor de 400 libras y 7 pies de largo, saltando a través de las olas sin ninguna preocupación.

Las ballenas jorobadas prefieren aguas poco profundas y tienden a permanecer alrededor de las costas cuando están en los trópicos. Por esta razón muchas se han acostumbrado a la gente observándolas de cerca y se aproximarán un poco más, como ofreciendo dejarse ver mejor. Ellas nadarán junto a los barcos y, a menudo, emergerán lo suficientemente cerca como para sentir el rocío salado lanzado mientras respiran. Con una actitud juguetona, con frecuencia van a saltar, girar, salpicar con su cola en el agua y sacarán la cabeza fuera como un periscopio. Muchos tours se ofrecen en Sayulita y sus alrededores, de modo que todos puedan disfrutar de la proximidad de este extraordinario animal, pero también hay leyes estrictamente respetadas para garantizar la seguridad y la prosperidad de la visita de esta vida marina. La mejor experiencia es estando sentado en la playa al atardecer y ver la oscura silueta dando un salto hacia el cielo.

Con cuatro meses de vida tropical, las ballenas jorobadas tienen un montón de tiempo para crear nuevas familias, disfrutar de las aguas más cálidas y dar a todos los que viven en la bahía memorias que durarán para siempre.